SÚPER MAMÁ

©blamag

©blamag

Poco antes de empezar este blog, platicando con mi mejor amiga, nos cuestionamos si de verdad existe esa mujer perfecta o súper mama que tiene todo bajo control, concluyendo en la necesidad de desmitificar su existencia; y es que cuando tu día se ha vuelto caótico, la rutina y el estrés te hacen sentir todo menos una súper mamá, “Eso, no existe”.

Ese mismo día por la tarde tuve un momento de esos en los que en medio del caos pareciera que se detiene el tiempo por un segundo y te cae el veinte, en ese instante siendo una mamá de tres y viviendo situaciones de vida “casi” promedio, decidí ver el vaso medio lleno y darle valor a cada cosa que había realizado en el día, y ¿qué pasó? entendí que súper mamá existe, que en realidad lo somos todas y que el súper debería estar antes de la palabra mamá de por sí, que viviendo situaciones diferentes y en escenarios diversos, nuestra habilidad para ocuparnos de todo poniendo el alma, mente y corazón y nuestra capacidad de ver siempre en favor de nuestros pequeños sin importar la situación nos hace súper heroínas; que sí, probablemente mi casa no luce perfecta o yo impecable, que estoy cansada y a veces me siento perdida como mamá, preguntándome si lo estoy haciendo bien, que siempre habrá cosas que hacer y quizá no hice todo lo que me hubiera gustado lograr en el día, pero mis logros por más simples que parezcan tienen un valor inmenso y debo reconocerlos, pareciera misión imposible si pensamos en que a veces nosotras mismas ponemos estándares demasiado altos para vernos fallar, pero basta con hacer un recuento de tu día, para darte cuenta de que lo que has hecho-logrado es suficiente para reconocerte como eso, SÚPER MAMÁ.

Y eso sin contar con nuestros superpoderes físicos y sensoriales como: ver en la oscuridad (chupones especialmente), súper oído (escuchar el llanto de un bebé a kilómetros de distancia), súper olfato (sobre todo tratándose de pañales sucios), fuerza (cargar dos o tres pequeños al mismo tiempo, más un camión y bolsa de juguetes), velocidad y habilidad a una mano (¿has cambiado un pañal de esos que explotan en un baño público?) a quien engañamos, ¡somos increíbles! ;)