HAZ NESTING

nesting-ver-para-criar.png

Mundo: los niños no son el problema

Por generaciones la presencia de los niños se ha abordado como un dolor de cabeza logístico: son ruidosos, rompen cosas, son demandantes, necesitan comida especial, etcétera. 

“Te invito, pero es sin niños”, hemos escuchado varios papás, sintiéndonos rechazados, pero sobre todo sintiendo el rechazo hacia nuestros hijos, teniendo que decidir si vamos o no vamos al evento en cuestión, si vamos a encargarlos porque en esa ocasión no son bienvenidos en su familia o entre nuestros amigos. Los niños no suelen ser invitados a las reuniones de “adultos”, ni a las bodas y en casos de franca discriminación hacia los infantes y sus tutores, no son aceptados en algunos hoteles boutique, restaurantes lujosos y condominios en renta. 

El clima de intolerancia hacia los menores está normalizado en la sociedad: “tú los tuviste, tú encárgate de ellos”, parece gritarnos como si esto fuera un castigo. Por supuesto que lo haremos, gozosos. Pero sería tan diferente si nuestros hijos fueran contemplados en los planes de los demás. No pedimos que los inviten a fiestas en la noche o a un evento en donde el silencio es imperativo, sabemos que probablemente no es el ambiente adecuado para un niño, solo que no olviden que nuestros hijos son extensiones nuestras, como un brazo o como una pierna. Son nuestros retoños y pedirnos que no vayamos con ellos es como pedirnos que nos cortemos un cachito de nosotros, solo por esa ocasión, para no incomodar a los demás. 

La crianza es un proceso ya de por sí demandante en el cual muchas veces uno se siente solo ante la abrumadora responsabilidad de tener a su cargo a un ser humano y este sentimiento de aislamiento crece mucho más cuando no somos cobijados por la sociedad. Aunado a esto, existen muchas familias homo parentales en donde un solo adulto está a cargo de uno o más niños, su manutención y crianza, así como familias en donde los cuidadores principales son adultos mayores.

Los círculos inclusivos de apoyo a la crianza temprana son un bálsamo para las familias. No hay nada que un adulto a cargo de un niño agradezca más que una comida familiar en donde se celebre la llegada de su hijo o un restaurante con zona de juegos para salir del aislamiento mientras puede sostener una conversación adulta, leer las páginas de un libro o simplemente tomar algo mientras ve a los pequeños jugar con otros pequeños. 

“It takes a whole village to raise a child”, reza un dicho. Porque la educación de un nuevo miembro de la sociedad debe ser una tarea comunitaria. Por eso, si eres padre, amigo o pareja de un adulto con hijos, te invito a crear espacios nido a favor de la crianza colectiva de los niños. Te invito a apoyar a sus tutores para que puedan desempeñar su labor como criadores a favor de nuestros futuros adultos. 

nesting-02.png

Tengas o no tengas hijos, tú puedes hacer nesting en tu comunidad con estos sencillos lineamientos: 

COMO INDIVIDUO

  • No excluyas a los padres y madres como tus amigos, aun cuando no tengas hijos.

  • No juzgues otros estilos de crianza.

  • Siempre que invites a los tutores, contempla invitar a sus pequeños.

  • Ofrécete a cuidar niños para que sus tutores puedan gozar de tiempo libre y no tengan que dejarlos con niñeras.

  • Nunca dejes de invitar a alguien a una reunión por el simple hecho de que tiene hijos.

  • Nunca dejes de invitar a alguien a una reunión porque no tiene pareja.

  • Propicia en tu casa y negocio zonas amigables para los niños.

  • Cuando veas a un niño hacer un berrinche, no juzgues. No sabes la historia que hay detrás.

  • Sé tolerante con los niños en los espacios públicos.

  • No regales a los niños dulces, pantallas, ni nada que afecte su salud y su desarrollo.

  • Si te sientas junto a un niño, recuerda que tú también lo fuiste.

  • Promueve el hashtag #haznesting para apoyar una cultura comunitaria de inclusión hacia los niños y sus familias.

COMO NEGOCIO 

  • Ofrece a los niños opciones de entretenimiento en tu local que fomenten su desarrollo intelectual y motriz.

  • Vela por los niños vigilando tus instalaciones y a tu personal para darles un trato digno y seguro.

  • Promueve la tolerancia hacia los niños en tu espacio.

  • Ofrece mobiliario amigable para los pequeños.

  • Piensa en cómo puedes responsabilizarte tú porque los niños se sientan cómodos en tu negocio (juegos, actividades, espacios).

  • Promueve el hashtag #haznesting para apoyar una cultura comunitaria de inclusión hacia los niños y sus familias.


jimena.png

JIMENA GUARQUE

Mamá, amante de la comunicación al servicio de causas impostergables, periodista especializada en salud, estilo de vida y temas femeninos, editora, terapeuta Gestalt y especialista en Desarrollo Humano, promotora cinematográfica, educadora perinatal y doula. 

Xalapa, Veracruz.

www.jimenaguarque.com