DESVELADA... ¿Y AHORA CÓMO EMPIEZO MI DÍA?

FOTO VÍA PINTEREST

FOTO VÍA PINTEREST

A mi en ocasiones me ha pasado que cuando llega la noche mi cerebro pareciera que cree que es mediodía y aún tiene tiempo de pensar en las mil cosas que pasan por mi cabeza, hay otras ocasiones en donde por alguna fiesta o reunión llego a casa de madrugada, o en otras tantas debo admitir que por estar en el celular o la computadora entre revisando pendientes, platicando con alguien o enterándome de todo lo que mis contactos publican en redes sociales o viendo algo en la tele, el tiempo también ha volado y me quedo despierta hasta tarde. ¿Te identificas?

Quizás todo eso no tendría conflicto alguno si uno después de desvelarse pudiera dormir sus ocho horas como si nada pasara, pero qué sucede cuando a la mañana siguiente te tienes que levantar temprano porque tienes que ir al trabajo, a la escuela, llevar a tus hijos a la escuela o cuidar de ellos o simplemente tienes algo que hacer muy temprano.

Pues normalmente o al menos así me pasa a mi, la mañana siguiente lo que menos quiero es abrir los ojos y salir de mi cama, pero como el deber manda, uno lo tiene que hacer, pero ¿qué podemos hacer para que sea de la mejor forma y empecemos el día cargándonos de energía y de muy buen humor?

Aquí te tengo algunas recomendaciones:

  • Alégrate: para estos casos seguramente pondrás una alarma para despertarte, así que la recomendación es que lo hagas utilizando como sonido alguna canción que te guste y que siempre te ponga de buenas, para que así te animes a salir de la cama.

Además si tus siguientes actividades matutinas las haces escuchando de fondo algo de música tu ánimo seguramente seguirá en lo alto y te inspirará a tener un gran día, así que simplemente elige el ritmo musical que prefieras y dale alegría a tu mañana.

  • Hidrátate: una excelente manera de refrescarte y decirle a tu organismo que es momento de empezar el día es bebiendo agua, además si tienes alguna resaca por el desvelo, te aseguro que te hará sentir muy bien. Así que al despertar y durante todo el día recuerda mantenerte hidratada.
  • Actívate: el ponerte en movimiento además de hacerte olvidar tu cama y el cansancio, te ayudará a activar tu mente y cuerpo, así que inyéctate energía con una sesión de ejercicios. Tú elige la intensidad y duración, lo importante es que comiences a moverte, por lo que, puedes elegir desde algunos estiramientos, una caminata o carrera, algunos abdominales, o una rutina de mayor intensidad.
  • Báñate: otra actividad más que te hará olvidar el sueño y te hará sentir con energía y frescura es darte un baño, así que al hacerlo disfruta dedicarte estos minutos solo para ti.
  • Aliméntate: muchas veces si tenemos poco tiempo en las mañanas preferimos hacer otras cosas sobre darnos un tiempo para desayunar, sin pensar que este alimento será esencial para obtener la energía requerida para arrancar el día, así que no subestimes lo poderoso que es iniciar el día con un desayuno saludable. 

Y recuerda que lo más importante es tener un descanso óptimo con la cantidad de horas que nuestro cuerpo necesita para que podamos sentirnos con mucha energía y tener la actitud necesaria para nuestro día, así que si eres de las que gustan de desvelarse hazlo los días que sabes que esto no afectará con tus horas de sueño necesarias, o de lo contrario, duerme a una hora que te permita realizar todas tus actividades pero que te brinde las suficientes horas de descanso.