LA MAGIA... DE DAR GRACIAS

FOTO VÍA ETSY - KRAFTSTASH

FOTO VÍA ETSY - KRAFTSTASH

La vida está hecha de momentos en donde damos o recibimos, donde en cualquier lugar e instante en que nos encontramos ya sea por elección u obligación llegamos a hacer algo por alguien más o alguien hace algo por nosotros, pero ¿te has puesto a pensar cuántas de esas ocasiones has dicho por elección y de corazón “GRACIAS”?

Quizás en situaciones que consideras intrascendentes pasas de largo decirlo, o en algunas otras que piensas que si alguien actuó por obligación no merecería que se lo dijeras, pero es de esos instantes donde ver y reconocer el valor de lo que otra persona está haciendo por ti te permite estar en armonía y agradecido de que esa persona esté ahí.

Y un “GRACIAS” puede ser que para ti sea irrelevante o que tenga tanto significado que lo pienses dos veces antes de pronunciarlo, pero la forma más sencilla de saber el valor que tiene el decirlo a alguien más, es si te pusieras a pensar en aquellos momentos en que alguien estuvo para ti o contigo y qué habría pasado si no hubiera estado, o cuando ves que una persona está haciendo algo por alguien más pero con actitud de molestia o desagrado, y quizás en el fondo es porque somos seres que en ocasiones el sentir que se nos reconoce nos alienta a ser mejores y al olvidarnos de hacer esos reconocimientos nos convertimos en seres poco empáticos con los demás tanto al dar como al recibir.

Una de las lecciones que desde pequeños nos enseñan es dar sin esperar nada a cambio, pero date la oportunidad de ante cualquier acción en que alguien dé algo de si para ti, a cambio tengas un “GRACIAS”, te aseguro que esas palabras bastan para que la otra persona te devuelva una sonrisa, también te diga gracias o haya alguna otra muestra de afecto, y para que ambos hayan hecho de ese instante algo mágico que tiene un gran eco para seguir haciendo de nosotros, mejores seres humanos.