¿SE VALE ROMPER LA DIETA?

FOTO VÍA LAURALIZABETH TUMBLR

FOTO VÍA LAURALIZABETH TUMBLR

En México, uno de nuestros grandes tesoros es la deliciosa gastronomía y en estas fechas entre posadas, eventos en el trabajo, con los amigos o la familia es inevitable probar los exquisitos platillos de la temporada y en ocasiones hasta comer de más, pero ¿se vale romper la dieta?

Para mi que soy súper tragona la verdad es que pensar en la palabra “dieta” los 365 días del año me es casi imposible, pero con la intención de llevar una vida saludable busco alimentarme equilibradamente, sin privarme de ningún tipo de comida que me guste pero combinándola con algunos otros hábitos positivos que me ayuden a mantener mi peso. Así que en esta temporada creo que funciona igual, es decir, no digas “no” a esos antojos pero toma en cuenta estas recomendaciones:

NO TE EXCEDAS: esta época es sinónimo de abundancia y sentimos que debemos aprovecharla y comer como si no hubiera mañana, pero es mejor estar conscientes de lo que estamos comiendo para aprender a ponernos límites, porque de repente entre la emoción de las festividades terminamos comiendo por gula y ya al final podemos ni llegar a disfrutarlo, así que mejor, comamos lo que se nos antoje, con medida y hasta donde nuestro cuerpo nos diga que estamos satisfechas.

MANTÉN TODAS TUS COMIDAS AL DÍA: en ocasiones cuando sabemos que tendremos una comida o cena y somos de las que nos mentalizamos para probar toda la comida en el evento, preferimos abstenernos de comer durante el resto del día, pero en realidad estamos cometiendo un gran error, ya que si dejamos ese enorme hueco en el estómago por varias horas antes de nuestro evento, lo único que estamos haciendo es que cuando llegue la hora de comer terminemos con un atracón de comida para saciar toda nuestra hambre y ese exceso, no te quiero ni contar cómo te hará sentir física y emocionalmente. Otro error es creer que 'comimos lo que nuestro cuerpo necesitaba para varios días’ y al día siguiente querer aguantar el mayor tiempo posible sin alimento; en ambos casos lo peor que podemos hacerle a nuestro organismo si no queremos engordar es dejarlo sin alimento varias horas porque lo que estamos provocando es que almacene más grasa, produciéndose un efecto contrario al deseado. Así que, lo ideal es que antes y después de tu evento realices todas tus comidas, claro está que buscando sean ligeras, nutritivas y balanceadas.

HIDRÁTATE: Sin importar temporada o cantidad de comida ingerida, una de las mejores opciones para mantenernos hidratadas y no sentirnos inflamadas es tomar agua, además si la consumimos constantemente en el día en ningún momento nos sentiremos con un enorme hueco en el estómago que nos haga comer en exceso. Así que entre el consumo de alimentos y de alcohol que puede llegar a incrementarse en esta temporada, busca mantener tu ingesta diaria de al menos dos litros y medio de agua, lo que le hará muy bien a tu organismo. También puedes incluir algún té, idealmente verde que nos ayuda a desintoxicar, además de muchos efectos saludables que da a nuestro cuerpo.

EJERCÍTATE: Si aunado a aumentar las cantidades de comida que ingerimos en estas fechas consideramos el no hacer ejercicio, es casi seguro que uno que otro kilito si subiremos. Así que aunque tu agenda pueda estar más apretada de lo normal en esta temporada, no dejes de lado el darte ciertos momentos al día para hacer algo de ejercicio. Házlo acorde a tus tiempos, si algún día lo tienes libre, haz una rutina completa pero si el tiempo no te da para ello, con que dediques ciertos minutos, te sentirás mejor.

COME SIN CULPAS: Uno de los sentimientos que pasan por muchas de nosotras después de comer más de lo que comúnmente comemos es la culpa, sentimos remordimiento por habernos excedido, pero finalmente es un gran error, ya que lo que hiciste, hecho está; y si disfrutaste el comerlo quédate con eso, con el haber comido porque así lo querías, sin culpas ni arrepentimientos, mejor enfocándote en lo que ahora significará ese exceso que tendrá que reflejarse en que quizás hagas un poco más de ejercicio, o que no comas nuevamente en exceso.

Por otro lado, tampoco debemos ser tan exigentes en la alimentación, y si de repente algo se nos antoja, no negárnoslo, porque vivir con el sentir de que todo lo que comamos fuera de nuestro régimen alimenticio nos hará sentir después arrepentidas nos lleva a que en un momento de estrés o cansadas de una dieta solitas nos saboteemos y terminemos comiendo de más, así que en estas fechas trata de comer saludablemente y cuando por algún evento haya algún platillo que se te antoje, te permitas disfrutarlo.

Y finalmente, si llegamos a subir unos kilitos durante esta temporada, siempre se puede retomar el camino de una alimentación saludable, así que no está mal darte esos pequeños gustos y placeres que representan la comida. Disfrútalo y vive una vida en equilibrio.