EMPIEZA MUY BIEN TU DÍA

©blamag

©blamag

Como bien dicen por ahí, cada día es una nueva oportunidad, es un nuevo comienzo. Por ello, es fundamental que todos los días al despertar pensemos en ello y nos motivemos para hacer que este día valga la pena. Aquí tienes cinco recomendaciones para hacer tu día más productivo aprovechándolo desde temprano:

1. ADIÓS A LOS "5 MINUTITOS"

No sé si a ti te pasa, pero a mi cada mañana al estar súper cómoda en mi cama y escuchar el sonido del despertador, me viene inmediatamente a la cabeza "5 minutitos más", pero la realidad es que muchas veces esos 5 minutos se pueden convertir en muchos más y hacer que nuestro día comience con un pequeño retraso que se irá haciendo más evidente con el paso del día; en cambio si somos conscientes de que si hemos fijado el despertador a determinada hora es porque justamente es el momento en que debemos comenzar nuestras actividades, podremos exprimir al máximo el día.

Los expertos recomiendan a personas adultas dormir entre 6 y 8 horas al día, así que es importante dormirnos a una hora que nos permita tener estas horas de descanso y por la mañana estar dispuestos a iniciar el día desde muy temprano, ya que también es ideal que antes de las 9 de la mañana podamos realizar las actividades que aquí te enlisto.

2. EJERCITA TU CUERPO

Después de varias horas de reposo y descanso, es fundamental que iniciemos el día moviendo nuestro cuerpo, ya que así podremos oxigenarlo. Es curioso, pero cuando hacemos ejercicio se tiene una combinación de sensaciones, quizás nos sentimos exhaustos por la rutina realizada, pero por otro lado, también nos sentimos motivados por el primer logro del día, con toda la actitud para afrontar lo que viene y con una gran inyección de energía que nos ayudará a mantenernos activos el resto del día. Cada quien decide la intensidad de su sesión de ejercicios, pero con el simple hecho de comenzar en movimiento tu día, notarás la diferencia.

3. ALIMENTA TU CUERPO

Muchas veces por las mañanas con tantas actividades a realizar no contemplamos un tiempo específico para desayunar, sin embargo, este es fundamental para el resto del día.

El desayuno te permite además de dar a tu cuerpo todos los nutrientes que necesita, sentirte bien, completo y lleno de energía, y así cuando ya estés realizando tus actividades no estarás pensando en el hueco que tienes en el estómago y podrás estar enfocado en lo que tienes que hacer, con toda la actitud y energía que tu día requiere.

Si vives con tu familia, este es un momento que puedes aprovechar para compartir con ellos, lo que emocionalmente te llenará y mejorará tu estado de ánimo.

4. NUTRE TU MENTE

La mejor manera de ejercitar tu mente es estando sola, alejada de la televisión, teléfono celular, computadora o cualquier otro distractor que no te permita concentrar toda tu atención en lo importante, dándote tiempo para meditar en dónde te encuentras al día de hoy, si es donde deseas estar, qué consideras que estás haciendo bien, en dónde puedes mejorar, si hay algo que quieres cambiar y qué debes hacer para cambiarlo, hacia dónde vas y qué harás para llegar hasta ahí.

Toda esta serie de preguntas te permitirán poner en perspectiva lo que ya viviste y lo que quieres conseguir, para saber qué debes hacer en tu presente, además te permite tener siempre en mente tus objetivos y sueños. Así mismo, con la meditación podrás sentir la tranquilidad y positivismo necesarios para lograr todo aquello que deseas.

5. ORGANIZA TU DÍA

Cuando no tenemos claro qué es lo que vamos a realizar en el día quizás pasemos buena parte de él en diversas actividades que no nos lleven a un objetivo claro y con ello al final del día al hacer un recuento de lo realizado lleguemos a sentir que no fuimos productivos o peor aún, que no valió la pena.

Por ello, es ideal darnos ese tiempo cuando tenemos la mente despejada para hacer un análisis de las cosas que tenemos por hacer y con ello poder planear el día organizando todas las actividades y así nuestros esfuerzos estarán persiguiendo un objetivo muy claro y seremos más productivos.

Si bien parte de lo emocionante de cada día es que no sabemos qué nos pueda deparar ya que hay diversidad de factores ajenos a nosotros que pueden traernos sorpresas, es conveniente que aquellas actividades a las que nos comprometimos o aquellas que responden a un objetivo con un plazo definido o las que es indispensable que realicemos este día las tengamos en mente y programadas desde temprano y así las realizaremos en tiempo y forma.

Con estas recomendaciones estoy segura que habrás comenzando tu día de la mejor manera, sin embargo, lo más importante es que más allá de qué decidas realizar durante el día, en todo momento mantengas una sonrisa, actitud positiva y estés dispuesta a pasarla bien, hacer lo que te haga feliz, para que al final del día puedas sentirte plena con tu vida.