¡ADIÓS AL ESTRÉS EN EL TRABAJO!

FOTO VÍA SHUTTERSTOCK - KIEFERPIX

FOTO VÍA SHUTTERSTOCK - KIEFERPIX

Las razones para que nos estresemos en el trabajo son infinitas, desde que tienes muchísimo trabajo y por más que trabajas arduamente la carga laboral no baja, que tu jefe o algún compañero por su actitud, forma de trabajo o comentarios te están alterando, que tienes que entregar algún trabajo urgente, que necesitas desarrollar un proyecto y no sabes ni por donde empezar, que en el entorno laboral hay situaciones complicadas como recorte de personal, que hay ascensos o que ni con todo tu esfuerzo logras un ascenso, y esto solo es por mencionar algunos casos; sin embargo, aún cuando para cada una de nosotras las situaciones que nos estresan pueden ser distintas, hay algunas actividades que todas podemos realizar y nos ayudarán a evitar o eliminar el estrés, ya que nos permitirán estar más relajadas con relación a todo lo que el mundo laboral nos presenta:

Algunas veces puede ser que el trabajo no sea el que nos esté causando estrés dentro de nuestro horario de trabajo, sino factores externos que llevamos a nuestro trabajo. Por ello, considera:

  • Traslado: el tráfico de nuestra ciudad o el que el transporte público esté atiborrado de gente puede ser un factor importante para crearnos estrés, ya que si cuando nos dirigimos al trabajo está caótico el camino, podrá hacer que lleguemos tarde al trabajo, lo que nos comienza a agobiar, y aquí hay dos acciones importantes:
    • Prevee tu horario de salida de casa para que tengas suficiente tiempo de traslado. Nunca estamos exentas de que en nuestro camino encontremos un tráfico pesado, un problema en el transporte público o simplemente algún acontecimiento inesperado, así que mejor sal con tiempo suficiente de casa para que sin importar lo que suceda llegues a tiempo al trabajo.
    • Si lo que te genera estrés es la cantidad de gente que va en el mismo transporte público que tú o la cantidad de autos que están causando un tráfico complicado, una opción para que esto no te perturbe es disfrutar el camino, ya sea que lleves unos audífonos o algún libro para leer mientras vas en transporte o que si vas en tu automóvil pongas la música que te gusta o vayas acompañada, lo que te crea un viaje más ameno.
  • Vida fuera del trabajo: sea cual sea nuestra vida fuera del trabajo, en esta también pueden presentarse problemas diversos que estén afectándonos a tal grado que los llevemos a nuestra cabeza mientras estamos en el trabajo. En este caso, lo mejor es, si es algo tan grave que mientras exista no podrás quitar de tu cabeza, resuélvelo; o si es algo no tan urgente o complicado, trata de estando en el trabajo enfocarte solo en el trabajo, elimina toda distracción mental que te complique estar al 100% en tu trabajo.

Y algo también importante es que no permitas que el estrés laboral se vaya a todas las demás facetas de tu vida, así que donde te encuentres y según lo que estés realizando enfócate simplemente en eso, deja de lado todo lo que pueda interferir con disfrutar de tu familia, tu pareja, tus amigos, un paseo, vacaciones, o cualquier actividad pero que implique tu bienestar, tranquilidad y felicidad en cada momento de tu vida.

Si el estrés si se está generando a raíz de cuestiones laborales, entonces considera estas acciones:

  • Organiza: es importante que antes de iniciar tu día laboral registres todo lo que sabes deberás realizar ese día, de manera que puedas sentirte preparada para lo que viene, hayas organizado por prioridad las actividades y no haya tareas que por olvidar, terminen siendo urgentes o sientas que no vas a acabarlas a tiempo, o si llega alguna actividad inesperada y de urgencia puedas controlar el realizarla sin que afecte a las demás.
  • Ordena: el lugar donde trabajamos es determinante para cómo nos sentimos y por ende cómo trabajamos, por ello, mantén tu lugar de trabajo limpio, ordenado, sólo con lo necesario para trabajar e incluso una plantita o alguna fotografía o detallito de una persona querida te puede alegrar el panorama.
  • Concéntrate: ya sea que tienes una cantidad de trabajo normal o una carga pesada que te lleve a momentos de estrés, evita distraerte constantemente platicando con compañeros, hablando por teléfono, chateando por celular, navegando en internet o redes sociales. Todos estos distractores harán que pierdas concentración, y si dejas acumular el trabajo la tendencia será que llegue un punto donde puedas comenzar a estresarte, así que mejor evita distracciones.
  • Enfócate: Si en tu trabajo se están presentando situaciones difíciles como despidos, que no logras un ascenso o alguna otra, esto te puede llenar la cabeza de mil cosas que te lleven al estrés, así que nada mejor que evitar especulaciones, enfocarte en tu presente y demostrar tus capacidades a través de tu trabajo. O si alguien te contó que te van a correr, enfócate en ti, en relajarte, tomar aire y fuerza para lo que sigue, pensar en lo que quieres y lograrás en tu vida.
  • Respira: También muchas veces si tenemos una carga laboral fuerte intentamos ni respirar para poder cumplir con todo lo que tenemos que hacer, pero no hay nada peor que no darnos tiempo para tomar un poco de aire, para comer, para levantarnos y estirarnos un poco. Todo esto es ideal para tener esas pausas que liberen un poco del estrés, inténtalo y seguro te hará sentir mejor. 
  • Disfruta: lo más valioso de tu trabajo o cualquier lugar en el que te encuentres es que te sientas bien y tranquila, así que no te dejes saturar mental o físicamente por las tareas que tienes que realizar, si sigues las recomendaciones anteriores no tendrás porque estresarte ya que estarás enfocada en ir cumpliendo cada tarea y disfrutando ese proceso, así que lo mejor para evitar el estrés es que disfrutes tu trabajo y además seguro los resultados de tu trabajo te darán beneficios y logros que también significarán tu tranquilidad, felicidad y crecimiento profesional.