DUCHA FRÍA O CALIENTE

FOTO VÍA SUPERMODEL SHRINE

FOTO VÍA SUPERMODEL SHRINE

La ducha es un momento delicioso para todas, donde nos relajamos, refrescamos, un momento para estar simplemente con nosotras mismas, ideal tanto para iniciar el día como para cerrarlo. Pero al momento de elegir la temperatura del agua, ¿te has preguntado si es mejor con agua fría o caliente, o cuál tendrá más beneficios para tu cuerpo?

Conozcamos las recomendaciones y beneficios de ambos tipos de ducha:

DUCHA FRÍA

  • Es una ducha estimulante, por lo que, puede ser muy efectiva para iniciar tu día.
  • Da una sensación de frescura y energía, activando tu mente.
  • Mejora el flujo sanguíneo, lo cual ayuda a tener una mejor circulación.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Ayuda a la salud del cabello y piel.
  • Tonifica los músculos y alivia dolores.
  • Acelera el metabolismo por la necesidad de mantener la temperatura corporal.
  • Libera componentes químicos en el cerebro que ayudan a disminuir el estrés, mejorar el estado de ánimo, aliviar la depresión.

DUCHA CALIENTE

  • Es una ducha relajante, por lo que, puede ser muy efectiva para cerrar tu día.
  • Limpia más fácil y profundamente.
  • Abre los poros, ayudando a la eliminación de toxinas.
  • Si tienes algún dolor muscular o durante el día tu trabajo físico fue pesado, ésta te ayudará a relajar tus músculos.
  • El vapor de la ducha caliente ayudará a eliminar mucosidad derivaba de gripe o las flemas causantes de tos.
  • Si la tomas antes de dormir, te brindará relajación y podrás tener un descanso delicioso.

Finalmente tú eliges la temperatura del agua al ducharte, así que elige la mejor para ti, de acuerdo con lo que te gusta, necesites y creas que te vendrá mejor y hará sentir bien en el momento, incluso también puedes combinarlas iniciando con un baño con agua caliente y después cierras con agua fría.

Y tú, ¿prefieres una ducha con agua fría o caliente?