EL EFECTO CROSSFIT EN MI VIDA

FOTO VIA ZENERGY

FOTO VIA ZENERGY

Había escuchado miles de historias, posts en facebook e incluso cuando voy al BootCamp en el gimnasio veía a muchas personas que practicaban CrossFit. A mi no me gustaba la idea de levantar pesos increíbles y me alteraba sólo pensar en movimientos que había visto en la halterofilia. Mi miedo era, y aún es, ser una mujer de músculos grandes.

Después de tres semanas en el reto para bajar de peso (que por cierto, les comparto que voy muy bien) mis coaches me insistieron en cambiar el ejercicio para motivar mi metabolismo. Así que vi el calendario de actividades y mi entrenador daba CrossFit a una hora que me acomodaba, así que decidí ir. Me quedé impresionada al ver que todas las de la clase éramos mujeres, yo la más débil, puesto que “sólo” cargaba la barra -que ya de por sí me pesaba un montón-. Me sentí orgullosa y muy a pesar de mis músculos terminé la clase.

El efecto post CrossFit fue inimaginable. No sé si fue un cambio en mi mente pero definitivamente me siento más fuerte, y creo que fue el hecho de lograr algo que creí imposible como levantar peso que sólo veía en las olimpiadas. Mientras hacía el ejercicio -en el que importa el tiempo- mi mente no se dejaba vencer tan fácil y continuaba con las repeticiones que por momentos parecían interminables. No cambiaría por nada mi amor al BootCamp pero recomiendo ampliamente ir de vez en cuando a CroossFit para desafiar la mente y los músculos.