¡SELFIES!

©blamag 

©blamag 

Es verdad que de lo más valioso que podemos tener en esta vida es la libertad de expresión, por lo que, cada quien es libre de hacer y decir lo que desee, así que aquí solo te expresaré mi opinión respecto a las tan famosas selfies, y no es que no me gusten, de hecho está padre en el sentido de que para que nos tomemos una fotografía donde simplemente nos vemos nosotras es porque tenemos cierta seguridad y confianza en vernos y sentirnos bellas y compartirlo con el mundo, pero debo admitir también que hay algunas selfies con las que me he topado en este mundo digital e incluso algunas que yo misma me he tomado, con algunos detalles que considero podríamos evitar:

1. No ser tú. Con la idea de vernos perfectas buscamos tomar nuestro mejor perfil, ocultar nuestros kilitos de más, la papada, los cachetes o las que creemos imperfecciones y terminamos tomando unas con posturas, acercamientos o ángulos extraños que nos pueden hacer ver desproporcionadas o peor aún que al ver la fotografía no nos parezcamos a quienes en verdad somos y como en realidad estamos. Así que lo mejor creo que es dejarnos de poses (no hay que exagerar con la famosa duckface) ser naturales y auténticas, así nuestra belleza destacará.

2. Entorno en caos. Si te tomas la foto frente al espejo y se ve el reflejo del lugar en el que estás o si la tomas más abierta para verte de cuerpo completo se verá algo de lo que te rodea, así que si se trata de tu cuarto con ropa, zapatos, mil cosas por doquier, tu cama o clóset desordenado harás que ese caos termine llamando más la atención que tú, así que dale orden a tu entorno o busca un bello paisaje antes de tomar tu foto.

3. Selfies diarias. Está padre de vez en cuando tomarnos una selfie que nos haga sentir bellas, eleve nuestra autoestima o con la que podamos presumir nuestra belleza :P pero hacerlo diario eso si que no está padre, creo que eso si es demasiado egocentrismo y si las publicamos en alguna red social podemos cansar a nuestros seguidores de ver diario nuestra cara, jaja. 

4. Misma pose. Pasa lo mismo que con tomarse selfies todos los días, si vamos a tomarnos una foto pero siempre haciendo la misma pose, quienes vean nuestras fotos en redes sociales se aburrirán de ver siempre lo mismo, así que menos duckface y más creatividad :P

5. Demasiado maquillaje. Yo de por sí no soy fan de usar demasiado maquillaje, pero en las selfies pensando que son fotografías con un súper acercamiento a nuestra cara, con mucho maquillaje podemos correr el riesgo de vernos exageradas, artificiales, que en cada poro se nos note el maquillaje, dejando una mala impresión. Así que es mejor usar solo el maquillaje necesario para que destaque nuestra belleza y no nuestro maquillaje

6. Filtros. Con el uso de instagram y algunas otras aplicaciones para editar nuestras fotografías y darles una mejor apariencia, hay veces que se nos pasa la mano y con el deseo de vernos bellas y ocultar imperfecciones le ponemos demasiados filtros. Está bien usar filtros y nos ayudan, pero no exageremos ;)

7. Mostrar demasiado. Tomarte una selfie se trata de mostrar tu belleza y seguridad a los demás, pero enseñar de más para recibir aprobación, más seguidores o que eleven tu autoestima porque estás enseñando tu trasero, tu busto o incluso algo más en posiciones sugerentes creo que quizás por el momento ante los hombres podrá llamar la atención, pero en una impresión de por vida no habla bien de ti. No es necesario enseñar demasiado para verte hermosa y atractiva.

Lo más valioso de las selfies como ya te mencioné es la seguridad que tenemos de nosotras mismas y reflejarla en una fotografía en la que los demás lo puedan percibir, así que disfruta de tomarte selfies pero sobre todo mantén esa confianza en ti misma y créetela, ser bella es cuestión de actitud.