EN EL GYM

FOTO VÍA GLAM RADAR

FOTO VÍA GLAM RADAR

Se supone que uno debería ir al gimnasio con la única finalidad de enfocarse en dedicar un tiempo a hacer ejercicio y con ello ponerse en forma, sin embargo, de repente nos encontramos con situaciones a las que deberíamos poner más atención en favor de todos:

  1. Hacer ejercicio con ropa o calzado no deportivo. La idea de usar un atuendo deportivo es porque éste será cómodo y podremos realizar todas las actividades de nuestra rutina, pero de repente uno se encuentra a alguien que quiere hacer ejercicio con jeans o ropa súper incómoda, con zapatos o tenis que son más casuales que cómodos; o quienes con tal de “verse bien” y atraer a otras personas usan atuendos que dejan poco a la imaginación. Así que utilicemos el atuendo adhoc a la ocasión!
  2. Maquillaje como para ir de fiesta. Está padre que en cualquier lugar y ocasión una se vea guapa y se sienta segura de sí misma, sin embargo, ir súper maquillada, peinada y arreglada como para una fiesta cuando en realidad vamos a hacer ejercicio al gym, no es necesario. Dejemos que ese momento en que haremos ejercicio nuestra piel también respire un poco, permitamos que nuestra belleza luzca al natural.
  3. Presumirle a todos que estás en el gym. Publicar en alguna red social que vamos en camino al gym, que ya estamos ahí o que acabamos de terminar nuestra sesión del día creo que es de las cosas que a nadie le interesan, así que mejor debemos evitarlo.
  4. Documentar nuestra visita al gym. Tomarnos selfies cuando estamos en el gym no ayudará a que bajemos esos kilitos de más, así que mejor hay que enfocarnos en la razón por la que estamos ahí, más ejercicio y menos selfies! ;)
  5. Convertirlo en nuestro lugar favorito para platicar. El gym si es un buen lugar para conocer gente nueva, encontrar gente que tiene intereses en común contigo y por ello con quienes puedas establecer una amistad, sin embargo, vamos al gym a hacer ejercicio no a estar plática y plática con todo mundo, mejor eso dejémoslo para antes o después de nuestra rutina, porque sino ni nos concentramos en ejercitarnos.
  6. Ir a ligar. Como ya decía, la idea de inscribirte a un gimnasio es ir a ejercitarte y ponerte o mantenerte en forma y eso estará acompañado de conocer gente nueva con quien puedas ser afín, pero no por ello, deberás usar tu tiempo ahí para hacer 10 minutos de rutina por 20 de ligue, o usarlo para llevar tu outfit deportivo más ajustado o provocador para que todo el que esté en el gym te voltee a ver y comiences tu labor de ligue. Si quieres conocer o algo más con alguien del gym, tendrás tiempo antes y después, así que mientras estás ahí, es mejor enfocarte en el ejercicio. Y si en sí lo que queremos es ligar, ni gastemos en pagar un gimnasio, hay otros lugares para ello.
  7. Higiene. Cuando estamos en el gym sabemos que implicará compartir un área común con otras personas, pero no debe significar también estar usando aparatos llenos de sudor de otras personas. Hay quienes sudan muchísimo mientras hacen ejercicio y por ende su sudor cae en el espacio y aparatos, pero es importante respetar a las personas que están ahí y por ende ser higiénicos, cargando en todo momento una toalla y secar nuestro sudor o el que llegue a ensuciar los aparatos.
  8. Pudor. Los vestidores suelen estar divididos entre hombres y mujeres, sin embargo, no por estar entre puras mujeres puedes andar paseándote desnuda o semidesnuda, mientras platicas o ves lo bien que te ves en el espejo. Esto es parte del mismo respeto para con quienes compartes este espacio que es público.
  9. Responder llamadas o mensajes a mitad de clase. Esto incluso los entrenadores nos lo comentan antes de iniciar una clase, sin embargo, nunca falta el que a mitad de la clase se salió a contestar una llamada, o que mientras todos estamos en un momento de concentración escuchamos un ringtone fuera de lugar. Por apagar el celular o dejarlo en silencio durante nuestra clase o rutina no pasará nada, así que desconectémonos del exterior por un rato y enfoquemos nuestra mente y energía para lo que estamos ahí, ya al salir podremos atender todo lo demás.
  10. Hacer ruidos extraños. Hay quienes mientras hacen ejercicio y sobre todo cuando utilizan peso hacen unos ruidos o gemidos un tanto extraños, y quizás si sea por el esfuerzo extra que uno debe dar para levantar determinado peso al que no está acostumbrado, pero si estamos en un espacio público, hay que tratar de controlar esos ruidos que voluntaria o involuntariamente emitimos y que pueden sonar fuera de lugar.

Si somos de las que nos gusta ponernos en forma en un gym, hagámoslo; solo recordando que hay lugares para cosa y hay cuestiones de convivencia que en espacios públicos debemos considerar. Así que a ser felices, y ocupar el gym para estar en forma, vernos y sentirnos mejor.