MEXICANISMOS 102

©blamag

©blamag

Hace un tiempo te compartí algunas frases que los mexicanos decimos, pero que quizás al traducirlas a otros idiomas o incluso no todos los países donde hablan español las dicen o interpretan como nosotros. 

Como nuestro lenguaje popular es infinito, aquí te tengo otras 10 frases que seguro has dicho en algún momento:

El que quiera azul celeste, que le cueste

Cuando queremos obtener algo, pero quizás no es tan fácil conseguirlo y puede implicar algunos sacrificios o mayores esfuerzos o gastos, seguro habrá quien nos diga esta frase.

Respecto a su origen lo relacionan con el arte ya que en la antigüedad para obtener el tono azul celeste en la pintura se utilizaba el color blanco pero combinado con el lapislázuli, un mineral que era muy caro, por ello, la referencia de que obtener ese color era costoso o complicado.

Me hace lo que el viento a Juárez

Cuando sentimos que no nos pasa nada, que no hay algo que pueda vencernos, que somos inmunes a algo o alguien llegamos a utilizar esta frase.

De su origen se tienen dos posibles situaciones, ambas relacionadas con Benito Juárez. Una de ellas menciona que cuando era pequeño salió en canoa con otros niños y tras un gran ventarrón los niños abandonaron la embarcación para irse nadando hacia la orilla excepto Benito quien se mantuvo en la canoa hasta pasar el ventarrón y así surgió la frase. Y la otra versión surge de un mural de Benito Juárez donde se le ve tan peinado como las imágenes por doquier nos lo muestran, pero donde también aparece una bandera que ondea intensamente, dando la idea de que esto era por un fuerte viento, de manera que la imagen de la bandera junto a un Benito Juárez tan bien peinado generaba una incongruencia con la que surgió esta frase.

Hablas sin pelos en la lengua

Cuando una persona suele hablar sin pena, de frente, muy directa, sin rodeos ni mentiras , simplemente dice lo que piensa se dice que habla sin pelos en la lengua.

Su origen es desconocido aunque no así sus interpretaciones por lo explícito de la frase, entendiendo que si una persona tuviera pelos en la lengua se le complicaría comunicarse porque no podría pronunciar bien las palabras y hablar.

Pareces jarrito de Tlaquepaque

Si eres súper sensible, todo te afecta, eres frágil, ante la mínima provocación te enojas o rompes en llanto, eres muy “sentida”, te dirán que pareces jarrito de Tlaquepaque. Ups... creo que soy de esas, jaja.

Esta frase hace referencia a las artesanías elaboradas en Tlaquepaque, Jalisco, las cuales en algún momento tenían la fama de ser de mala calidad, lo que hacía que ante el mínimo golpe se rompieran.

Hazme la valona

Cuando queremos que alguien nos hagan un favor se puede llegar a usar la expresión “hazme la valona”.

El término valedor hace referencia a quien favorece, ampara o defiende; y en México se le llamó valedura a la acción que realiza el valedor, es decir, un favor, una ayuda. Y como muchas palabras que en nuestro lenguaje vamos deformando, lo mismo pasó con valedura hubo quien la cambió por valona. Así de pronto desapareció la primera y la que usamos coloquialmente es hazme la valona.

Ve al grano

Cuando queremos que alguien hable sin rodeos, que no empiece a divagar y solo nos diga lo importante, que hable claro, preciso y conciso le decimos “ve al grano”.

Esta frase tal como se escucha viene de la cosecha de cereales. A separar la semilla del tallo se le llama trilla, y esto se realiza ya que el grano o semilla se vende mucho más que el tallo también llamado paja. De esta forma surgió la frase “déjate de paja y ve al grano” considerando a la paja lo irrelevante y al grano como lo importante.

Mídele el agua a los camotes

Cuando evaluamos o analizamos una situación para tomar la mejor decisión llegamos a decir que hay que medirle el agua a los camotes.

De esta frase se desconoce cuándo se comenzó a utilizar, pero su interpretación es muy literal, ya que en México se come este tubérculo que previamente debe ser cocido, y este proceso implica poner los camotes con la cantidad de agua justa para evitar que se te quemen por ponerle poca o que tarden muchísimo en hervir porque es demasiada agua, de ahí que sepas medirle el agua a los camotes para que queden perfectos en tiempo y forma.

Lástima Margarito

Cuando estás a punto de lograr algo y de pronto no es así, habrá quien nos diga “lástima Margarito”.

Esta frase surgió en un programa de televisión llamado La Caravana de finales de los 80s, donde en una de las secciones del programa el actor Ausencio Cruz interpretaba a Margarito Pérez quien iba a un programa de concursos donde Victor Trujillo interpretaba al presentador Johnny Latino. Margarito debía girar una pirinola para poder participar en el concurso con varias pruebas pero siempre una de las pruebas era tan complicada que no ganaba, cerrando así el presentador con la frase “Lástima Margarito”, quedando esa frase en la mente de muchos y pasándola por generaciones para conservarla hasta la fecha.

¡Aquí hay gato encerrado!

Cuando sobre alguna situación sientes que hay algo que no cuadra, algo extraño u oculto decimos que hay gato encerrado.

Esta frase se dice que surgió en la Edad Media cuando las personas guardaban el dinero en un bolso elaborado con piel de gato, llamando tanto al bolso como al dinero que se guardaba ahí “gato”, así si la persona salía se lo guardaban ocultándolo en alguna parte de su ropa para evitar les asaltaran, pero si este bolso lo descubría algún ladrón decía que había gato encerrado.

Hablando del Rey de Roma

Si estamos platicando con alguien de otra persona y de pronto llega de quien estamos hablandodiremos “hablando del Rey de Roma”.

Esta frase en un inicio era “Hablando del Ruin de Roma”, y se comenzó cuando la palabra ruin se utilizaba para referirse a las personas que no eran del todo gratas y que buscaban sorprender a otros hablando mal de ellos. Y después la palabra ruin se sustituyó por rey. Existen otras versiones que hacen referencia a que se le denominaba así al Papa de Roma en el siglo XIV durante el Papado de Aviñón.

Y muchas veces la complementamos diciendo “hablando del Rey de Roma, y por la puerta asoma” o “hablando del Rey de Roma, y él que se amosa”.

La interpretación de esta frase es utilizada en otros idiomas aunque con frases un tanto distintas que hacen referencia en lugar de “ruin” o “rey” al diablo o al lobo, como estas:

En inglés dicen “hablando del diablo y este aparece”: “Speak of the devil and he doth appear”.

En portugués “hablando del diablo, aparece su rabo”: “Falando do diabo, aparecey o rabo”.

En italiano “hablando del diablo y aparecen los cuernos”: “Si parla del diavolo e spuntano le corna”.

En alemán “hablando del diablo y él viene”: “Wenn man vom Teufel spricht, kommt er”.

En francés “cuando hablamos del lobo, se le ve la cola”: “Quand on parle du loup, on en voit la queue”.

¿Y tú qué frases populares utilizas?