VE DIARIO A TU EX, SIN MORIR DE SUFRIMIENTO

©blamag ILUSTRACIÓN: ANEIKA PÉREZ

©blamag ILUSTRACIÓN: ANEIKA PÉREZ

Si terminaste una relación de pareja, pero tienes que ver todos los días a tu ex, ya sea porque trabajan o estudian juntos, y te está costando trabajo sobrellevar esta experiencia porque tiene poco que terminaron, fue una relación muy duradera que aún no has soltado del todo o porque simplemente hay días donde uno se cuestiona todo o la hormona nos hace tener bajones emocionales, quiero compartirte algunos tips que vienen de mi propia experiencia, por si estás pasando por esta situación, porque sé que en ocasiones nos hace sentir que no estamos solas el saber que “eso no me sucede solo a mí”, que puedo aprender de las experiencias y lecciones de otras personas y, sobre todo hacer conciencia de que como todo en la vida, eso también pasará.

MI REALIDAD

La relación se terminó. Si asumes esta realidad, todo será más sencillo. Él eligió ya no estar contigo, las razones pueden ser diversas, incluso no del todo claras para ti, pero quizás de lo único que tengas certeza es que todo terminó, así que mientras más rápido entiendas, asimiles y superes el hecho de que ya no son pareja, y que ahora simplemente son compañeros de trabajo, todo se acomodará y podrás vivir en el presente.

Seguro recapacitará. Ya te decía que asumas tu realidad, pero la verdad es que sobre todo cuando apenas terminó la relación, en ocasiones se nos hace más sencillo crear ideas falsas de que “todo volverá a ser como antes” en lugar de aceptar lo que pasó. Esa ilusión de que él recapacitará, se dará cuenta de la extraordinaria mujer que eres, lo más probable es que no suceda, y además, si sucediera, ¿estás segura que quisieras regresar con alguien que en algún momento estuvo completamente seguro de ya no querer estar contigo? 

Sin pretextos. Si estamos en esa etapa de negación pensando “quizás se dé cuenta de lo que está perdiendo y quiera regresar”, está fácil que nos la pasemos buscando pretextos para hablarle, estar cerca, trabajar juntos y que entonces vea justamente “la gran mujer que está perdiendo”, pero sabes qué, eso lo puede ver a la distancia, porque estoy segura que eres una gran mujer, sin embargo, no necesitas estar cerca de él para que lo note, y tampoco necesitas demostrárselo a él ni a nadie; así que, si él no se dio cuenta de eso cuando estaban juntos o simplemente aunque te sabe un ser maravilloso, tiene claro que no son el uno para el otro, es momento de que des vuelta a la página y te enfoques en ti, sin pretextos. 

MI POSTURA

No te enganches. Los seres humanos somos buenos para crear historias, chismes, rumores, hablar de la vida de los otros sintiéndonos poderosos para hacerlo, y la triste historia de esto es que quien está del otro lado, los involucrados pueden estar pasándola muy mal y todo ese ruido a su alrededor puede afectarles aún más. Si es un círculo laboral pequeño, suele pasar, incluso podrás encontrarte con que tu ex habla mal de ti, o que justo aquellas personas a las que por alguna circunstancia no les caes bien, encontraron su oportunidad para tirarte mala onda y vibra. Si, eso pasa, y lo mejor será que tú no te enganches, fácil no está porque te encuentras quizás en un momento vulnerable, pero es el momento de agarrarte fuertemente de la gente que te quiere, bloquear la negatividad, alejarte de lo que no suma y sobre todo encontrar en ti esa fuerza interior y amor propio inquebrantable ante lo que otros digan, inventen, interpreten, asuman o piensen. Mantente fiel a ti, a lo que sabes que eres, haces y piensas, y demuéstralo haciendo tu trabajo de forma impecable.

Respeto. Aunque tu relación termine, algo que nunca deberá acabar entre ambos es el respeto. Como te decía, podrás enterarte o incluso tu misma escuchar que tu ex está hablando mal de ti, y sabes, en realidad no deberías juzgarlo, porque no sabes por qué lo está haciendo, quizás es su forma de sacar su dolor, quizás quiere poner una enorme barrera porque no sabe cómo lidiar con la situación, quizás simplemente siempre fue así, las razones para que él lo haga, son suyas. Tú enfócate en ti, en lo que tú puedes hacer, en lo que tú quieres decir, y aunque atravieses por un momento doloroso, o frustrante, o donde no entiendes nada, lo mejor es simplemente recordarte que él te dio momentos de felicidad, lo que él significó para ti en sus mejores momentos, y por ese amor que hubo entre ustedes, ahora convertirlo en respeto por lo que fue, en respeto a tu ahora simplemente compañero de trabajo y respeto por el nuevo momento de vida que cada uno está atravesando.

MIS EMOCIONES

Siéntelo. Quizás en este proceso habrá días que te sientas triste, que lo extrañes, que algo que hizo o dijo te lastimó, que no entendiste algún comportamiento, que simplemente ese día no has podido lidiar con saberlo cerca, pero no contigo. No te resistas a eso que sientes, déjalo fluir, llóralo si es necesario; eso si, idealmente en la oficina intenta mantener tus emociones desconectadas. Es normal que haya sentimientos confusos o en ocasiones tristes, y si bien a nada ni nadie deberíamos otorgarle el poder de hacernos sentir así, si llega un bajón emocional, no te resistas a él, suelta todas aquellas emociones que necesitan salir, y asegúrate de aprender de toda esta experiencia, de empoderarte y surgir con más fuerza de todo esto. 

No lo sufras. Si, ver a tu ex puede ser doloroso, si es que tú no querías que terminara la relación, pero entendiendo que así son las cosas ahora, busca enfocarte en ti, en que si te duele que ya no estén juntos, solamente está en ti darle la vuelta a la página, así que no te tortures pensando en lo que ya no es mientras lo ves por ahí, o tampoco pensando en todas las cosas malas que ahora crees que te hizo y por las que deberías estar feliz de que ya no están juntos. Ambas versiones de la historia, el que todo fue maravilloso y lo extrañas, o el crear una nueva historia del peor hombre sobre la tierra, al final a ti es a la única que no te hacen bien, así que si hay dolor, solo deja que pase, no busques que crezca. Si lo ves por los pasillos o tienen que trabajar juntos, enfócate en el trabajo. 

Sé paciente. Cada quien vive un proceso distinto, los tiempos del duelo no son iguales para todos, ver a tu ex todos los días quizás te haga sentir que “no sales del hoyo” emocional en que te metiste, y si tienes que realizar proyectos con él, ni te cuento, el reto se pone interesante. Trabaja en tu inteligencia emocional, en tu madurez, en tu profesionalismo y las cosas fluirán de la mejor forma; así que no te exijas demasiado, siente tu proceso y sé paciente, habrá días que todo suceda de la mejor forma, otros donde las emociones estarán brotando por todos lados, pero enfocarte en tu trabajo y en lograr tus objetivos te ayudará a mantener la mira en lo importante.

Una oportunidad. Sacarlo de tu vida por completo, aquí no es opción, así que asimílalo, acéptalo e incluso encuentra en ello una oportunidad. Si cuando terminas una relación, dejas de ver a tu ex y cierto tiempo después te lo encuentras, podrás darte cuenta si “lo superaste” o no, y si fue un amor que te marcó, que aún no has soltado o que aún duele, te podrás dar cuenta que el cortar de tajo cualquier contacto con él, te hizo no cerrar el ciclo por completo, creías haberlo “superado”, pero verlo nuevamente te mueve aún algo, en cambio, en este caso, al seguir viéndolo puedes ir madurando la situación, entendiéndola y superándola. El proceso del duelo amoroso sin duda se vive distinto,  quizás los sentimientos estén a flor de piel por más tiempo, haya subidas y bajadas emocionales, sin embargo, cuando al fin se cierra el ciclo se hace de una forma tan natural y poderosa, que sentirás una paz enorme de poder verlo a los ojos, verlo cerca o a la distancia, y saber que todo está bien en ti.

MI NUEVO CAMINO

Profesionalismo. Diferenciar la vida profesional de la personal siempre es fundamental, y eso no significa que no puedas tener personas a quienes quieras, ames o admires en tu trabajo, sino que seas capaz de separar esos sentimientos sobre el hecho de que están ahí para cumplir con ciertas responsabilidades y funciones para las cuales fueron contratados y, que por encima de todo, mientras estén ahí, se deben a eso, así que si los sentimientos cambiaron entre uno y otro, lo único que no puede cambiar es el trato profesional que ambos deben mostrar estando en la oficina. 

Tus prioridades. En la oficina, tu prioridad evidentemente debe ser tu trabajo, estar completamente enfocada en ello, en cada día aprender, aportar y sumar a la organización, porque finalmente se trata de tu desarrollo profesional, así que tu energía debe estar de lleno en lograr tus objetivos.

Sé tú misma. Si el fin de la relación fue un golpe a tu seguridad y confianza en ti misma, seguro habrá de pasar un tiempo en el que necesitarás recobrarla, trabajar desde tu interior para resurgir con más fuerza, y quizás lidiar con este momento estando en la oficina puede ser complicado, sobre todo si te sientes insegura ante los ojos de él, o quizás incluso si perdiste la confianza en tus capacidades y conocimientos. No te exijas de más, esto pasará, y aunque hoy tienes dudas o inseguridades, recuerda lo valiosa y poderosa que eres, si hay momentos de debilidad, acéptalos y déjalos fluir; pero asegúrate que cuando eso pase, vuelvas a ser aquella mujer segura, feliz, divertida, inteligente, entregada, entusiasta, alegre, o todas aquellas cualidades que te caracterizan.

Y tú, ¿has tenido que experimentar el ver todos los días a tu ex? ¿qué tips nos compartirías?