APROVECHA AL MÁXIMO LA QUINCENA: 5 TIPS

©blamag ILUSTRACIÓN: ANEIKA PÉREZ

©blamag ILUSTRACIÓN: ANEIKA PÉREZ

Esperar ansiosa la llegada de la quincena mientras en tu cabeza resuenan frases como “¿Dónde quedó la quincena?”, “No voy a llegar al fin de quincena” o “No me alcanza lo que gano”; o que el día que nos pagan mencionemos la frase “Apenas van a depositar y ya no tengo quincena”. ¿Te suena familiar?

Las finanzas personales es uno de los temas más importantes para las personas que buscamos ser independientes, es una de esas responsabilidades que llegan con la edad y debemos asumirla para hacer uso consciente de nuestros ingresos, de manera que los aprovechemos para aquello que deseamos.

Si en algún momento de tu vida haz experimentado esos momentos donde sientes que no te va a alcanzar el dinero para toda la quincena o que llega un momento donde necesitas dinero y no encuentras de dónde tomarlo, se puede deber a que no estás teniendo un adecuado manejo de tus ingresos y egresos, y perder el control de nuestras finanzas es normal, incluso de repente nos sucede que sin darnos cuenta el dinero vuela, pero si analizas un poquito quizás encuentres las razones de llegar al fin de quincena sufriendo, por ello aquí te comparto algunas recomendaciones:

  1. Haz conciencia de tus gastos hormiga

    El café de desayuno rumbo al trabajo, se te hizo un poco tarde así que te vas en taxi para llegar a tiempo a la oficina, a media mañana te está dando hambre y sales a comprarte algún snack... y así, sin darnos cuenta de pronto esos pequeños gastos se convierten en una gran suma al analizar cuánto representaron en la quincena. No te digo que de vez en cuando no los hagas, hay momentos de antojo o incluso urgencia, y se vale; pero no los conviertas en parte de tu rutina diaria, o si lo haces, que sea porque en eso estás eligiendo gastar tu dinero, y después no habrá arrepentimientos.

  2. Compras de impulso

    Comprar algo que no necesitamos es una de las formas para que el dinero se fugue. Algo llama nuestra atención, tenemos un antojo, nuestra tienda de ropa favorita tiene rebajas y de forma impulsiva decidimos gastar el dinero que tenemos o incluso el que no tenemos. Nuevamente te digo, si estás eligiendo gastar tu dinero en algo que quieres, no te limites, pero tampoco te arrepientas; solo cuando te des cuenta que estás ante una posible compra de impulso, piensa bien si de verdad lo quieres o te será útil, o si se trata de algún gasto innecesario que será una felicidad pasajera, y toma tu decisión. 

  3. Define tus prioridades

    La vida independiente nos hace sentirnos poderosas y si vives sola de repente la emoción nos gana y queremos tener todos los servicios posibles, además de que hoy en día existen tantas aplicaciones que aparecen para simplificarnos la vida y las queremos todas; sin embargo, es fundamental que analices tus prioridades y de ser necesario recortes aquellos gastos que en algún momento creíste necesitabas, merecías o querías, pero que hoy te das cuenta que no estás aprovechando. Ejemplos como televisión de cable, un servicio de telefonía mayor al que ocupas, todos tus traslados hacerlos en Uber o Cabify, pedir siempre comida a domicilio con Uber Eats o Rappi; o que entre pagar Netflix, Spotify, Youtube y Amazon Prime ni cuenta te das que tu dinero se esfumó. No digo que estas opciones no puedan ser tu prioridad, si pueden serlo, pero piensa bien cuáles de ellas si estás aprovechando o de cuáles podrías prescindir.

  4. ¡Ahorra siempre!

    Al distribuir tu quincena entre todos los gastos que tendrás, nunca te olvides del ahorro. Es fácil que demos prioridad a nuestros gastos fijos o incluso a los gastos hormiga justificándolos como gastos necesarios, y no así a reservar dinero como ahorro; sin embargo, la mejor forma de poder hacer rendir la quincena, de tener un colchoncito para cuando se ofrezca por antojo o necesidad es que siempre determinemos una cantidad hacia nuestro ahorro. Si necesitas ayuda para ahorrar, acércate a alguna institución financiera que te asesore; si quieres empezar con un método sencillo de ahorro prueba con las 52 semanas de ahorro; y también recuerda ahorrar como una forma de tener una reserva para una meta específica, o para una urgencia o incluso para tu retiro

  5. Control de tus gastos

La mejor forma de tener salud financiera es llevar un programa de control; puede ser desde simplemente en una libreta o agenda, alguna aplicación en tu celular o tú misma crear un archivo de control en la computadora. Tú elige la forma más cómoda y práctica para ti, pero hazlo, te aseguro que anotar todos tus ingresos y egresos será una gran manera de saber en dónde hay ciertas fugas que ni tú percibías, cuáles son aquellos gastos fijos que siempre debes reservar, tus posibilidades de ahorro y cuánto puedes gastar en pequeños antojos o para actividades que disfrutes.

TIP EXTRA

Es probable que alguna vez las hayas dicho, pero ahora mi recomendación es que te olvides de esas frases con las que empecé este post. Bajo la premisa del gran poder de la atracción, no usemos palabras con las que estemos atrayendo complicaciones financieras o que simplemente no estén dejando que fluya la energía, que fluya el dinero ya que éste también es energía. Mejor cambiemos el chip mental y verbal agradeciendo lo que recibimos, así como aquello que debemos pagar, porque ese intercambio de dinero nos brinda algo que nos hace sentir bien; así que dar gracias por lo que llega a nosotras y después darlo con gusto, nos enriquece. Recuerda que todo lo que se va, ha de regresar, así que un sentimiento de agradecimiento permite que la abundancia llegue a nuestras vidas.

Aprovechar al máximo la quincena depende de ti, así que pon en práctica estos tips y espero que pronto me estés contando de lo bien que va el manejo de tus finanzas personales.